domingo, 14 de septiembre de 2014

EL SALUDO ENTRE CORREDORES

El saludo entre corredores Por Javier Serrano, periodista, escritor y corredor popular -



  

Empecé a correr hace algunos años. Muchos años, en realidad, más de 20. Por aquel entonces, no éramos muchos los que corríamos y era muy habitual no cruzarte con nadie durante 10 kilómetros de rodaje. Pero los tiempos han cambiado, los corredores nos hemos multiplicado y ahora estamos por todas partes, somos una plaga que se extiende por caminos, parques, carreteras, calles. Así que es muy raro que un runner corra solo, salvo que lo haga a horas muy intempestivas o por lugares recónditos. Lo normal, por lo tanto, es encontrarnos con otros corredores, cruzarnos con ellos, o adelantar a alguno, o que nos adelanten. Y en ese breve contacto lo suyo es que nos saludemos, ¿no? Es posible que no conozcamos de nada a la otra persona, que no la hayamos visto en nuestra vida, o quizá sí nos suena de haberla visto trotando en días anteriores. Qué más da. La realidad es que los que nos dedicamos a esto de quemar zapatilla formamos parte del enorme club de corredores del mundo, que está formado por millones de personas. 

Quienes corremos compartimos afición, incluso forma de vida, disfrutamos de lo mismo, que es dar zancadas, todos sudamos la gota gorda, padecemos los mismos sufrimientos, nos duelen los pies en los mismos sitios, compartimos una filosofía de esfuerzo, disciplina y trabajo. El corredor popular y escritor Javier Serrano Educación Por eso, cuando corro por cualquier sitio y me cruzo con otro corredor, no puedo evitar saludarle, me parece que es lo más natural. El otro día, entrenando con un amigo, vio que me intercambiaba saludo con todos los runners con los que nos íbamos cruzando, que eran unos cuántos. “Qué tío, conoces a todos los runners de este bosque”, me dijo. “No, a ninguno, no suelo entrenar por aquí —le contesté—, pero entre corredores nos saludamos.” Esta buena costumbre, que yo creía que era práctica habitual de todos los corredores del planeta, resulta que no está tan extendida. Hay muchos que ni me miran —y si no me miran, aunque les salude con la mano no me ven— y otros me miran de reojillo pero parece que no se atreven a decir “hola”. ¿Timidez? ¿Cansancio? ¿Pasotismo? Ni idea, pero me cuesta entenderlo. 

Una cosa es que vayamos despendolados, haciendo series, y que no estemos para decir nada, ni siquiera para hacer un gesto con la mano, porque vamos con los ojos vueltos y más pendientes del ritmo y del tiempo que de otra cosa. Pero cuando uno va haciendo un rodaje tranquilo, ¿hay algo más agradable que saludar y que te saluden? Yo, desde luego, lo agradezco, pero es que hay cada sieso. Os dejo este documento audiovisual muy ilustrativo al respecto: Vídeo [ El Saludo ] Javier Serrano Periodista, escritor y corredor popular Autor del [ videoblog ] Running, cámara, ¡acción!
http://www.carreraspopulares.com/Revista/V1NT-ver_noticia_revista.asp?fr_cl_noticia=IFVHWGTRTUOOHUKWJEWR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias