domingo, 14 de septiembre de 2014

DISFRUTAR SUFRIENDO ¿MASOQUISMO DEPORTIVO?

 Por David Roncero Domínguez, Profesional en Desarrollo Personal - 06/05/2014 

Una de las habilidades de los corredores es la capacidad de sufrimiento Como corredor popular hay cierto componente de sufrimiento en correr. ¿Somos unos masocas? Una de las habilidades de los corredores es la capacidad de sufrimiento, y no, no somos unos masoquistas. Saber sufrir, entendiendo sufrir como soportar una situación incómoda durante un tiempo prolongado, es una habilidad que permite ir un paso más allá de lo que creemos que somos capaces de llegar. En entrenamientos como las series medias o largas, los ritmos suelen estar por encima del ritmo al que solemos correr un 5k o un 10k y son mantenidos durante un tiempo más o menos largo. Entrenamos series para fortalecer nuestra musculatura y nuestro sistema cardiovascular, es decir, nos colocamos en una zona de incomodidad para después recuperarnos. Nuestro corazón y nuestros músculos se acostumbran a esos ritmos y cada vez nos encontramos más cómodos corriendo un poquito más rápido. Lo mismo ocurre cuando aumentamos la distancia a la que nos enfrentemos. Cuando ya controlamos los 10k, nos planteamos correr 21k y después el siempre admirado maratón. 

La primera vez que corremos un 21k, raramente hemos corrido más de 16 o 17 kilómetros, las sensaciones desde esa distancia hasta la meta son desconocidas. Volvemos a esa situación de incomodidad, de sufrimiento, que mantenemos para alcanzar la meta. Y qué decir del maratón, donde no sólo llegamos a una zona de incomodidad, sino que nos llevamos al límite de acabar las reservas energéticas hasta estamparnos con un muro. Esto nos demuestra que el dolor o sufrimiento, cuando tenemos un motivo, pasa a segundo plano. Cuando corremos, nos colocamos en una zona de incomodidad para después recuperarnos Potencial Esta capacidad de sufrimiento, de colocarnos en una zona de incomodidad, es fácilmente extrapolable al día a día. Cuando empezamos en nuevo trabajo, nos encontramos en una situación incómoda que no controlamos, salimos de nuestra zona de confort, como si estuviéramos recorriendo los últimos kilómetros de nuestro primero medio maratón. 

O incluso hay veces que nos encontramos inmersos en un proyecto que requiere todo nuestro potencial y dedicar casi las 24 horas del día, llegando al extremo de extenuarnos física y mentalmente, como nos ocurre en el muro del maratón. Luchamos cada kilómetro después del 17 en el medio maratón y corremos con corazón después del muro del medio maratón. ¿Cómo sería sacar esas energías, pasión, foco e ilusión en esos nuevos trabajos o en esos proyectos que parecen kilómetros interminables tras el muro? Si eres corredor popular, sabes sufrir, que esa gran habilidad no se quede sólo sobre el asfalto. David Roncero Domínguez, Profesional en Desarrollo personal [ www.davidroncero.es 
 http://www.carreraspopulares.com/Revista/V1NT-ver_noticia_revista.asp?fr_cl_noticia=ZJFKBUBTUAFMTUOAUZRU

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias