viernes, 30 de enero de 2015

¿TRABAJAS COMO UN LICENCIADO EN EDUCACIÓN FÍSICA?

Desde el comité de expertos de enseñanza de educación física del COPLEF creemos que muchos de nosotros en el aula no trabajamos como verdaderos Licenciados de la Actividad Física y del Deporte si no como meros entrenadores deportivos. Nosotros posemos una formación muy amplia y extensa que nos diferencia mucho de los monitores, técnicos o entrenadores deportivos pero no siempre lo demostramos. Desde el COPLEF creemos que nuestra asignatura debe tener más importancia en la actual ley educativa pero esta reivindicación la debemos hacer dentro de nuestras aulas siendo cada vez más profesionales y demostrando que lo que podemos proporcionar nosotros no lo puede hacer otra persona. 

Debemos enseñarles cosas que luego puedan extrapolar a su vida diaria, que no sean unos contenidos que una vez que acabe su etapa escolar no los vuelvan a utilizar. ¿Conoces la educación en valores? Nosotros creemos que desde nuestra asignatura podemos hacer un gran trabajo en educación en valores porque en primer lugar poseemos una formación y segundo porque nuestra asignatura sería un campo perfecto para su desarrollo. Un ejemplo en este tipo de formación es la que proporciona las “Escuelas de Baloncesto de la Fundación Real Madrid” llevada entre otros por Gema Ortega Vila y Concepción Jiménez Sánchez, la cual, cuenta con muchos licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte entre sus formadores. Esta escuela lo hace por ejemplo a través de la utilización de cuadernos didácticos. Ellos creen que: “la enseñanza y aprendizaje del baloncesto en las etapas de iniciación supone un doble reto para los entrenadores/as, dada la posibilidad de contribuir al incremento de los valores educativos de los deportistas, simultáneamente a su labor específica del baloncesto. 

La presencia de programas concretos, que ayuden a los entrenadores/as a transmitir valores educativos, puede ser muy importante, siempre y cuando sean programas asequibles y útiles en el ámbito del entrenamiento y la competición. En las Escuelas de Baloncesto de la Fundación Real Madrid, en el marco del proyecto denominado “Por una Educación REAL: Valores y Deporte”, se ha creado un programa llamado “La Alineación de los Valores” con el fin de facilitar la labor educativa de los participantes”. Para conseguir todo esto: “han elaborado unos cuadernos didácticos para uso de los entrenadores/as, los jugadores/as y sus familias. En la temporada 2011-12, los entrenadores/as que han utilizado los cuadernos didácticos como herramientas de trabajo, con diferentes equipos de categoría benjamín, alevín, infantil y cadete, han sido 17. 

Los resultados son positivos, puesto que: 
a) estos materiales didácticos han permitido incluir y estructurar adecuadamente determinados valores educativos en la programación táctica y técnica de los entrenadores/as durante la temporada; b) ha fomentado el diálogo y la reflexión de los participantes, tanto en los entrenamientos como en la competición; 
c) la puesta en práctica ha derivado a propuestas susceptibles de mejora para próximas temporadas”. 

Otro ejemplo de trabajo de la Fundación es “La Tarjeta Blanca”, que es una propuesta educativa llevada a la práctica a través de la competición. Esta la crean porque: “La competición en etapas de iniciación supone un excelente medio de aprendizaje para los jugadores/as, y una oportunidad magnífica de reforzar los conocimientos y actitudes transmitidas, para el profesorado. Por todo ello, desde las Escuelas de Baloncesto de la Fundación Real Madrid, y más concretamente desde el proyecto “Por una Educación REAL: Valores y Deporte” (Fundación Real Madrid, 2012), han centrado sus esfuerzos en elaborar una herramienta que les permitiera aprovechar el potencial de la competición a nivel educativo. 

A través de su modelo competitivo, que está basado en la demostración de buenas conductas y la aparición de valores positivos, decidieron implantar el programa Tarjeta Blanca. Este programa, que comenzó a desarrollarse en la temporada 2010-2011, consiste en una forma de reconocimiento a todos aquellos jugadores/as que demuestren actitudes y conductas positivas durante la propia competición. Su objetivo es fomentar la aparición de esas conductas deseables, dando a conocer al alumnado cuáles de sus actos son dignos o merecedores de ser valorados positivamente. A su vez, creemos que con esta propuesta los entrenadores/as también salen reforzados y esperan que motivados, ya que estarán incentivados a observar y descubrir las conductas que pueden ser susceptibles de ser premiadas. Como dato más relevante desean mencionar que en la última edición del Torneo, se han premiado 308 conductas destacadas a nivel educativo sobre un total de 358 participantes, lo que demuestra la presencia y la relevancia del programa en nuestra competición”. 

Desde el COPLEF os queremos dar algunas ideas que os hagan enriquecer vuestras clases de Educación Física porque es necesaria una educación moral del alumno, ya que existe una necesidad de una formación integral de las personas en todos los dominios o ámbitos en los que vive. Lo podemos hacer a través de una competición deportiva cooperativa, haciendo que los hábitos saludables se sitúen como hábitos o conductas habituales (integrarlos en sus vidas), prestando atención al proceso de aprendizaje y no al resultado de unos tests que lo único que hacen es etiquetar al alumnado entre “buenos” y “malos” (teniendo muy presente que las expectativas que tiene el docente sobre el alumnado influirán sobre el alumnado), promoviendo la reflexión (ya que haremos valorar al alumnado por sí mismos, orientándose de forma acertada tanto en su vida personal, como social) y por último hagamos que las normas sean definidas con claridad y con la suficiente flexibilidad que permita a todo grupo cumplirlas pero sobre todo, fomentemos su creatividad. http://www.coplefmadrid.com/2014-03-31-09-59-19/art%C3%ADculos-colegiales/305-%C2%BFtrabajas-como-un-licenciado.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias