viernes, 30 de enero de 2015

...SE ATACA CON PROYECTOS DEPORTIVOS EN COLEGIOS

La condición física de los niños y adolescentes de hoy en día es notablemente inferior a la de los mismos sectores de población de hace 20 o 30 años. Para muestra un botón. La resistencia cardiovascular media de los chavales actuales es de un 10-15% inferior a la que tenían los escolares en 1980. 

 Los expertos tienen claras sus causas, el cambio en los hábitos alimenticios y la menor actividad física diaria de los niños y adolescente, y también sus consecuencias. La que más preocupa es el aumento del sobrepeso y la obesidad infantil, un problema de salud de primera magnitud que desemboca en otras enfermedades, es decir, en un aumento del gasto sanitario y social. Ante esta situación, el Instituto Navarro de Deporte y Juventud ha elaborado un informe en el que se insta a estimular la práctica del ejercicio físico y del deporte. 

Este organismo exige a los colegios e institutos que aumenten el número de horas semanales de clase de Educación Física, al menos las 3 horas que recomienda Europa (en Navarra son 2) e impulsen un proyecto deportivo en las escuelas, para extender las actividades físicas y el deporte fuera del horario lectivo. Un estudio reciente realizado por el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea con los datos proporcionados por la historia clínica de sus centros de salud revela que uno de cada cinco niños y niñas menores de 15 años tiene problemas de obesidad o sobrepeso en Navarra. Si se acotan las edades, entre los 6 y 12 años, el porcentaje de menores con sobrepeso y obesidad se sitúa entre el 35-40% según datos del Centro de Estudio, Investigación y Medicina del Deporte (CEIMD). Estas cifras son mucho más elevadas que las de hace 50 años, cuando rondaban el 7%, y son similares a la de otros países mediterráneos como Grecia o Italia. 

El estudio también pone de manifiesto que la obesidad es más mayor en las zonas de montaña, en alguna zona del área de Tudela y entre los escolares foráneos. Esta epidemia del siglo XXI, como la denominan los expertos, está teniendo y va a tener graves consecuencias sobre la salud y el gasto sanitario y salud. Y es que, tal y como señala el estudio realizado por el Instituto del Deporte y Juventud, la obesidad infantil “favorece la aparición a edades tempranas de enfermedades cardiovasculares y cerebrales, diabetes o infarto de miocardio, además de provocar trastornos psicológicos serios”. Es decir tendrán una esperanza y calidad de vida menor y sus tratamientos van a acarrear un gasto sanitario “imposible de asumir en un futuro”. 

ALIMENTACIÓN Y DEPORTE 

Para combatir esta epidemia, los países industrializados están impulsando varias acciones que se enmarcan en dos ideas globales. La primera es educar a los niños y adolescentes, a sus padres y madres y a la población en general en materia de alimentación sana y sobre los beneficios de realizar ejercicio físico. Entre las acciones destacan la mejora de los menús escolares, la reducción de las horas que pasan los niños delante del ordenador y la televisión (no más de 2 horas diarias) o la prohibición de máquinas expendedoras de bollería industrial en los centros educativos. El segundo gran objetivo pasa por estimular e impulsar la práctica del ejercicio físico y el deporte. 

Para ello ofrece varias ideas como por ejemplo que las Administraciones públicas favorezcan el desplazamiento al centro escolar a pie o en bicicleta, mejorando la accesibilidad y seguridad del transporte a pie o impulsando itinerarios escolares. También se insta a aumentar el número de horas semanales de clase de Educación Física en los centros escolares y se impulse la actividad física en horario extraescolar, especialmente para aquellos niños y niñas que no participan en competiciones organizadas. Esta iniciativa debe estar orientada, señalan los expertos, para que conseguir que los escolares practiquen una media diaria de actividad física a media y alta intensidad durante 45 minutos al menos tres veces por semana. 

 DIFERENCIAS ENTRE SEXOS 

En la Comunidad Foral, a juzgar por un informe elaborado en 2009 por el Consejo Escolar de Navarra sobre la jornada del alumnado en dos cursos (6º de Primaria y 3º de ESO), parece que la práctica deportiva en horario extraescolar está bastante extendida. Tres de cada cuatro chavales entrevistados afirmó realizar algún deporte después de clase durante una media de 4,7 horas semanales. De hecho es la actividad extraescolar y de ocio más frecuente. Los porcentajes rondan el 80% entre los escolares más pequeños mientras que bajan al 70% conforme cumplen años. Las diferencias entre sexos son relevantes. El número de alumnas que no hace deporte casi triplica al de alumnos. Tan sólo el 11,4% de los hombres afirman no hacer deporte (aparte un 6,8% no sabe o no contesta) mientras que el 28,5 de las mujeres aseguran no practicar (el 4% no sabe o no contesta). A nivel estatal, un estudio reciente realizado por el Centro de Investigación en Nutrición de Barcelona indica que la mitad de las chicas y el 38% de los chavales de entre 6 y 18 años no practica deporte alguno en su tiempo libre. 

ASIGNATURA DE EDUCACIÓN FÍSICA 

Dado que en la práctica de actividad fuera del horario lectivo pueden influir cuestiones económicas o de organización del tiempo de los padres y madres de los chavales, el informe del Instituto Navarro del Deporte y Juventud hace especial hincapié en la asignatura de Educación Física, obligatoria en el sistema educativo navarro en las etapas de Primaria, ESO y 1º de Bachillerato (en 2º es optativa pero casi ningún centro la imparte). En la actualidad la carga horaria es de 2 horas semanales, sin embargo, la recomendación del Parlamento Europeo es impartir un mínimo de 3 horas por semana. No obstante, estos expertos consideran que en el caso de los alumnos y alumnas que ya presentan problemas de obesidad o sobrepeso se debería instaurar una clase de apoyo de esta materia. Asimismo animan a mantener la asignatura a lo largo de toda la etapa postobligatoria, ya que es precisamente en ese grupo de edad donde se producen los mayores abandonos de la práctica de la actividad física y del deporte. 

 Otras de las recomendaciones que realizan los expertos es analizar los diseños curriculares adaptándolos a las nuevas necesidades sociales y personales, poner a disposición de los centros los medios necesarios y mejorar la formación del profesorado. Por último plantean que se establezca una línea de conexión entre la Educación Física y el deporte en edad escolar en el que los colegios e institutos asuman un papel preponderante como núcleo del deporte y el profesor adquiera el rol de animador y dinamizador de la actividad física en el entorno escolar. Se trata, en definitiva, de impulsar un proyecto deportivo de centro que coordine las actividades en horario lectivo y extraescolar. 

http://www.noticiasdenavarra.com/2014/12/04/sociedad/navarra/la-obesidad-se-ataca-con-mas-educacion-fisica-y-proyectos-deportivos-en-las-escuelas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias