domingo, 23 de octubre de 2016

¿LAS GUÍAS ALIMENTARIAS SON MOTIVA DE LA EPIDEMIA DE LA OBESIDAD?

¿Los Guías Alimentarias para nosotros motivo de la epidemia de la obesidad? 

Un argumento popular sostiene que las pautas dietéticas nos causó nuestra epidemia de obesidad aconsejando a los estadounidenses a reducir la ingesta de grasa. ¿Las pruebas apoyan esta idea, o es simplemente una fantasía? 

Introducción 

Las dietas bajas en grasas han caído fuera de moda y ahora son un saco de boxeo favorito en algunas esquinas de los medios populares, la Internet, y la literatura científica. Y hay razones para ello. Como normalmente implementadas, las dietas bajas en grasa han fracasado en gran medida a la altura de su promesa de reducir el riesgo de obesidad, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Los ensayos controlados aleatorios en las últimas dos décadas han apoyado la posición cada vez que un mayor contenido de proteínas, baja en carbohidratos, ya veces las dietas altas en grasa promover una mayor pérdida de peso que las dietas bajas en grasa durante el corto y medio plazo. 

La verdad es que esto es un cambio de médico significativo. Los investigadores y las autoridades de salud pública aceptaron un consejo hypothesis-- y dispensados basado en it-- para aprender más tarde que la hipótesis no fue tan bien apoyado como lo habían pensado. Esto es justo señalar. Sin embargo, esta idea a menudo se empuja un paso más allá: al cambiar nuestras dietas lejos de la grasa y carbohidratos hacia a partir de 1980, las directrices dietéticas de los Estados Unidos en realidad contribuyeron a la epidemia de obesidad. 

Esta idea ha sido promovida en varios libros de divulgación, y más recientemente, en un editorial publicado en la Revista de la Asociación Médica Americana ( 1 ). Esta es la cita relevante: Como resultado de [Estados Unidos pautas dietéticas], grasa de la dieta se redujo a cerca del límite recomendado de la energía total del 30%. Pero, contrariamente a la predicción, la ingesta total de calorías aumentó sustancialmente, la prevalencia de la obesidad se triplicó, la incidencia de la diabetes tipo 2 aumentó muchas veces, y la disminución de décadas en las enfermedades cardiovasculares estancado y puede revertir, a pesar de un mayor uso de fármacos preventivos y quirúrgica procedimientos. 

Sin embargo, otros cambios en la dieta (como las comidas fuera de casa) y el estilo de vida (por ejemplo, nivel de actividad física) pueden haber influido en estas tendencias. La investigación reciente sugiere que el enfoque en la reducción de grasa en la dieta ha contribuido directamente a esta creciente carga de enfermedades crónicas. Como de costumbre, cuando alguien hace una declaración de los hechos, están indicando una hipótesis. 

Sea o no la hipótesis es correcta, depende de si sus predicciones clave son apoyados por pruebas convincentes. Así que vamos a ir a través de algunas predicciones clave de esta hipótesis y ver si la evidencia que apoya. 

Predicción 1: Debería haber una correlación entre la publicación de las Guías Alimentarias y la epidemia de la obesidad , el gobierno de Estados Unidos ha sido la publicación de información sobre la dieta durante al menos 120 años , y la versión de 1980 no fue el primero en recomendar a la limitación de la ingesta de alimentos ricos en grasas ( 2 ). Aún así, se podría argumentar que la versión de 1980 fue redactada con más fuerza y más influyente de los hábitos alimenticios comunes. 

Los estadounidenses han estado engordando durante más de un siglo ( 3 ), pero la tendencia se ha acelerado en las últimas 3-4 décadas, y nos llamar a esta aceleración de la "epidemia de obesidad". Esta epidemia se detectó por primera vez claramente por la encuesta NHANES 1988-1994. La encuesta anterior se llevó a cabo entre 1976 y 1980, por lo que podemos decir que comenzó en algún momento entre 1980 y 1988 ( 4 ). En términos generales, es cierto que existe una asociación entre la publicación de las Directrices de 1980 y la epidemia de la obesidad. Sin embargo, por sí mismo, esto es una evidencia muy débil, debido al gran número de otras cosas que también cambiado durante ese período de tiempo. Para la hipótesis sea creíble, se necesitan más apoyo. 

Predicción 2: Los estadounidenses deberían haber reducido el consumo de grasa en respuesta a las Directrices Si las Guías Alimentarias nos causó al aumento de peso por que nos sitúa en una dieta baja en grasa, no debe haber la evidencia de que en realidad comenzaron a comer menos grasa en respuesta a las Directrices. Si no es así, la hipótesis no puede ser correcta. Dos líneas independientes de evidencia sugieren que la ingesta de grasa absoluta no disminuyó después de la publicación de las Directrices ( 5 , 6 ). 

Los defensores de la hipótesis invariablemente citan el hecho de que el porcentaje de grasa en la dieta estadounidense se redujo, lo cual es cierto (aunque el cambio era bastante pequeña). La razón por la que el porcentaje cambió no se debe a la ingesta de grasa disminuyó, pero debido a la ingesta de hidratos de carbono aumenta , junto con nuestro consumo total de calorías. 

¿Cuenta esto como una dieta baja en grasa? Como analogía, imagina un hombre llamado Jim, que tiene la obesidad. Jim quiere bajar de peso, por lo que decide comer una dieta baja en carbohidratos. En lugar de reducir su ingesta de carbohidratos, Jim añade grasa a todos sus comidas de manera que el porcentaje de hidratos de carbono en su dieta disminuye. La ingesta de calorías aumenta de Jim de 3.000 a 4.000 calorías por día, y su ingesta de hidratos de carbono absoluta sigue siendo el mismo. Sin embargo, el porcentaje de hidratos de carbono en su dieta disminuye de 45% a 34%. Es Jim en una dieta baja en carbohidratos, y debemos esperar que pierda peso? Por supuesto que no. Jim no es comer una dieta baja en hidratos de carbono, y tampoco lo han sido los estadounidenses comer una dieta baja en grasas. 

3. Las dietas bajas en grasa deben causan aumento de peso para esta hipótesis es correcta, las dietas bajas en grasa tienen que causar aumento de peso. Mientras que las dietas bajas en grasa como se implementa normalmente no puede ser una herramienta muy eficaz de control de peso, décadas de investigación muestra que causan peso pérdida , no el aumento de peso. Esto es cierto incluso cuando sólo tenemos en cuenta los estudios que no impliquen la restricción calórica deliberada ( 7 , 8 ). 

El hecho de que las dietas bajas en grasa causan una menor pérdida de peso que las dietas bajas en carbohidratos sobre el corto y medio plazo no lo hace significan las dietas bajas en grasa hacen que el peso de ganancia . Ambas dietas de adelgazamiento son más que comer tanto como usted desea de todo. 

4. Las personas que siguieron las directrices deberían haber ganado más peso que las personas que no lo hicieron Si las Directrices causó la epidemia de la obesidad, a continuación, las personas que realmente siguieron el consejo debería haber ganado más peso que las personas que no lo hicieron. 

Sin embargo, la evidencia muestra precisamente lo opuesto ( 9 ). Aquí está la cita de dinero: Escaso cumplimiento de las Directrices, en lugar de las propias directrices, es probable responsable de la ganancia de peso observada en la población estadounidense. La adopción de un patrón de alimentación en consonancia con las directrices dietéticas debería facilitar el control del peso de la población si sostenido a largo plazo. 5. 

Otros países con pautas dietéticas diferentes no deben tener un problema de obesidad similares que no voy a hacer un análisis en profundidad de cómo se relacionan las directrices dietéticas nacionales a los cambios en el peso, pero voy a señalar simplemente que las naciones en casi todos los afluentes han ido ganando peso rápidamente en los últimos años, sin tener en cuenta el asesoramiento dietético o falta de ella ( 10 ). 

Los EE.UU. es solamente es único en el sentido de que estamos en el borde de ataque de los cambios económicos, la dieta, el estilo de vida, peso y salud que están afectando a todo el mundo del bienestar. El veredicto Aunque la dieta baja en grasa no parece estar una bala de plata para nuestro problema de peso nacional, la hipótesis de que las Directrices dietéticas de Estados Unidos causó la epidemia de la obesidad mediante la reducción de la ingesta de grasas nacional tiene más agujeros que un queso suizo en el baguette. Publicado por Stephan Guyenet en 13:48
http://wholehealthsource.blogspot.com.es/2016/10/did-us-dietary-guidelines-cause-obesity.html?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

_________________________________________________________________________________

Did the US Dietary Guidelines Cause the Obesity Epidemic?

A popular argument holds that the US Dietary Guidelines caused our obesity epidemic by advising Americans to reduce fat intake.  Does the evidence support this idea, or is it simply a fantasy?

Introduction

Low-fat diets have fallen out of style and are now a favorite punching bag in some corners of the popular media, the Internet, and the scientific literature.  And there are reasons for this.  As typically implemented, low-fat diets have largely failed to live up to their promise of reducing the risk of obesity, cardiovascular disease, and diabetes.  Randomized controlled trials over the last two decades have increasingly supported the position that higher-protein, lower-carbohydrate, and sometimes higher-fat diets promote greater weight loss than low-fat diets over the short- to medium- term.

The truth is that this is a significant medical reversal.  Researchers and public health authorities accepted a hypothesis-- and dispensed advice based on it-- to later learn that the hypothesis was not as well supported as they had thought.  This is fair to point out.

Yet this idea often gets pushed a step further: by shifting our diets away from fat and toward carbohydrate beginning in 1980, the US Dietary Guidelines actually contributed to the obesity epidemic.  This idea has been promoted in several popular books, and most recently, in an editorial published in the Journal of the American Medical Association (1).  Here is the relevant quote:
As a result of [US dietary guidelines], dietary fat decreased to near the recommended limit of 30% total energy. But contrary to prediction, total calorie intake increased substantially, the prevalence of obesity tripled, the incidence of type 2 diabetes increased many-fold, and the decades-long decrease in cardiovascular disease plateaued and may reverse, despite greater use of preventive drugs and surgical procedures. However, other changes in diet (such as meals away from home) and lifestyle (such as physical activity level) may have influenced these trends.
Recent research suggests that the focus on dietary fat reduction has directly contributed to this growing burden of chronic disease.
As usual, when someone makes a factual statement, they are stating a hypothesis.  Whether or not the hypothesis is correct depends on whether its key predictions are supported by compelling evidence.  So let's go through some key predictions of this hypothesis and see if the evidence supports them.

Prediction 1: There should be a correlation between the publication of the Dietary Guidelines and the obesity epidemic

The US government has been publishing dietary information for at least 120 years, and the 1980 version wasn't the first to recommend limiting the intake of fatty foods (2).  Still, it could be argued that the 1980 version was more strongly worded and more influential of public eating habits.

Americans have been growing fatter for over a century (3), but the trend has accelerated over the past 3-4 decades, and we call this acceleration the "obesity epidemic".  This epidemic was first clearly detected by the 1988-1994 NHANES survey.  The previous survey was conducted between 1976 and 1980, so we can say that it began sometime between 1980 and 1988 (4).

Roughly speaking, it is true that there's an association between the publication of the 1980 Guidelines and the obesity epidemic.  Yet by itself, this is very weak evidence, due to the large number of other things that also changed over that time period.  For the hypothesis to be credible, it will need more support.

Prediction 2: Americans should have reduced our fat intake in response to the Guidelines

If the Dietary Guidelines caused us to gain weight by putting us on a low-fat diet, there should be evidence that we actually began eating less fat in response to the Guidelines.  If not, the hypothesis cannot be correct.

Two independent lines of evidence suggest that our absolute fat intake did not decline after the publication of the Guidelines (56).  Proponents of the hypothesis invariably cite the fact that thepercentage of fat in the US diet declined, which is true (although the change was rather small).  The reason the percentage changed is not because our fat intake decreased, but because our carbohydrate intake increased, along with our total calorie intake.  Does this count as a low-fat diet?

As an analogy, imagine a man named Jim who has obesity.  Jim wants to lose weight, so he decides to eat a low-carbohydrate diet.  Rather than reducing his intake of carbohydrate, Jim adds fat to all his meals so that the percentage of carbohydrate in his diet decreases.  Jim's calorie intake increases from 3,000 to 4,000 Calories per day, and his absolute carbohydrate intake remains the same.  Yet the percentage of carbohydrate in his diet decreases from 45% to 34%.  Is Jim on a low-carbohydrate diet, and should we expect him to lose weight?

Of course not.  Jim isn't eating a low-carbohydrate diet, and neither have Americans been eating a low-fat diet.

3. Low-fat diets should cause weight gain

For this hypothesis to be correct, low-fat diets have to cause weight gain.  While low-fat diets as typically implemented may not be a very effective weight management tool, decades of research shows that they cause weight loss, not weight gain.  This is true even when we only consider studies that didn't involve deliberate calorie restriction (78).

The fact that low-fat diets cause less weight loss than low-carbohydrate diets over the short- to medium-term doesn't mean low-fat diets cause weight gain.  Both diets are more slimming than eating as much as you want of everything.

4. People who followed the Guidelines should have gained more weight than people who didn't

If the Guidelines caused the obesity epidemic, then the people who actually followed the advice should have gained more weight than the people who didn't.  Yet the evidence shows precisely the opposite (9).  Here's the money quote:
Poor compliance with the Guidelines, rather than the guidelines themselves, is likely responsible for the weight gain observed in the American population. Adoption of an eating pattern consistent with the Dietary Guidelines should facilitate population weight control if sustained long term.
5. Other countries with dissimilar dietary guidelines should not have a similar obesity problem

I'm not going to do an in-depth analysis of how national dietary guidelines relate to changes in weight, but I'll simply point out that nearly all affluent nations have been gaining weight rapidly in recent years, regardless of dietary advice or lack thereof (10).  The US is only unique in the sense that we're on the leading edge of economic, dietary, lifestyle, weight, and health changes that are affecting the entire affluent world.

The verdict

Although the low-fat diet doesn't appear to be a silver bullet for our national weight problem, the hypothesis that US Dietary Guidelines caused the obesity epidemic by reducing our national fat intake has more holes in it than Swiss cheese on baguette.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias