sábado, 8 de octubre de 2016

EL SECRETO ESTÁ EN LA TÉCNICA DE CARRERA

El secreto está en la técnica de carrera El secreto está en la técnica de carrera A+ A- Qué es la técnica de carrera Es el gesto que hacemos cuando corremos. Es el resultante de cómo hemos aprendido a movernos a lo largo de los años que se traduce en una manera concreta de movimiento cuando nos ponemos a correr. 

 Nuestro histórico de movimientos y posturas no solo va a influir en que tengamos más o menos tensión o que corramos de una manera u otra, incluso puede modificar estructuralmente nuestra anatomía. Lo bueno de todo esto es que lo puedes cambiar: siguiendo unas cuantas pautas puedes conseguir grandes beneficios para el presente y el futuro de tu salud y de tu rendimiento. La técnica de carrera que “nos viene de serie” no tiene por qué ser ni buena ni mala, depende de muchas cosas y muchas de ellas no las hemos controlado nunca. 

En la mayoría de los casos además desconocemos cuál es la técnica de carrera correcta. Para tener clara cuál es la manera correcta de correr, lo mejor es ver vídeos de atletas que tengan una buena técnica. A continuación trata de “correr conscientemente” y conseguir poco a poco un mayor control sobre tus propios movimientos. 

El objetivo será que en tu cuerpo ocurra lo mismo que en tu mente. Por último, pídele a alguien que te grabe corriendo en vista frontal y lateral; así podrás verte, incluso a cámara lenta, para ver cómo corres e identificar los elementos a corregir. Intenta que la grabación se realice en un momento en el que no estés cansado. La fatiga altera la técnica. 

Beneficios de entrenar la técnica de carrera  
- Reduce del riesgo de lesión 
- Mejor utilización de la energía y mayor eficiencia en los movimientos 
- Retraso de la aparición de la fatiga 
- Mejora de la fuerza específica, de la resistencia, la velocidad y el rendimiento deportivo
- Reeducación postural 
- Mejora del conocimiento de uno mismo 

Ejercicios básicos de técnica de carrera. Ejercicicos específicos de técnica de carrera . Así es la zancada perfecta 

El sistema nervioso aprende, el músculo ejecuta Todo está en la cabeza. Tanto la mecanización de un movimiento como la “desmecanización” de un gesto incorrecto. Ambos casos te exigirán tiempo, constancia y repetición. La fase de la automatización es la más complicada pero es el objetivo que buscamos con el entrenamiento de la técnica de carrera. Buscamos la estimulación del sistema nervioso. 

Aunque físicamente son ejercicios exigentes, sobre todo a nivel muscular, a quien realmente estamos exigiendo es a nuestro sistema nervioso. Es importante que siempre los hagas en silencio, muy concentrado y siendo muy consciente de cada movimiento. El sistema nervioso no responde igual cuando estamos fatigados y el riesgo de lesión se incrementa. Debemos realizar los ejercicios de técnica sin fatiga, pero tras haber realizado un buen calentamiento (de unos 20 minutos) que prepare a nuestros músculos para este tipo de ejercicios y que incluya carrera, después estiramientos balísticos (con rebote, no incluyas estiramientos de otro tipo) y 3 aceleraciones de unos 60 metros. 

Para asimilar bien los ejercicios de carrera, evita hacerlos cuando hayas dormido poco (menos de 5 horas), si has tenido un día estresante, te encuentras nervioso por algún motivo, estás deshidratado o has participado en una competición en las últimas 48 horas. Zancadas por minuto La buena técnica también es cuestión de ritmo. Se trata de encontrar el punto de equilibrio entre la velocidad de carrera y el esfuerzo o gasto energético que nos supone, que se dispara si nuestra frecuencia de zancada es demasiado alta o baja. Un corredor popular debe tener una frecuencia de zancada de entre 170 y 180 pasos por minuto. 

Puedes controlar la tuya mediante aplicaciones como “Perfect Cadence”. Para mejorar tu frecuencia de zancada, puedes hacer cuestas en bajada (sin pasarte, por el peligro de lesión que el aumento del impacto genera sobre las articulaciones) y series de velocidad acortando ligeramente la zancada. La longitud ideal de zancada depende sobre todo de la longitud de tus piernas. No obstante, existen dos tendencias: los que abogan por una zancada larga con menor frecuencia (adecuada para velocidades altas de carrera y con una elevada exigencia muscular y gasto energético) y los partidarios de las zancadas cortas con mayor frecuencia, un sistema más eficiente y económico en lo que a gasto de energía se refiere. Como en muchos otros casos, el punto medio suele ser el equilibrado. Te puede interesar 

http://www.sportlife.es/correr/articulo/secreto-tecnica-carrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias