sábado, 13 de diciembre de 2014

8 HÁBITOS QUE CREEMOS SANOS Y NO LO SON

Tener buena salud es cuestión de hábitos muy sencillos que podemos practicar fácilmente todos los días y sin que nada nos cueste. Llevar un estilo de vida saludable es cuestión de decisión, ya que hay muchos hábitos que podemos poner en marcha en todo momento para promover nuestra salud. Sin embargo, hay una gran cantidad de mitos y verdades a medias que nos hacen crecer que practicamos hábitos buenos para nuestra salud, cuando en realidad puede estar ocurriendo todo lo contrario. 

Consumir productos sin grasa para no engordar 

En el mercado podemos encontrar una gran cantidad de productos que son libres de grasas y que suelen ser recomendados para las personas obesidad y colesterol alto. Sin embargo, hay quienes creen que por el hecho de ser 0% grasa son ideales para adelgazar, pero la verdad es que no es así. Los alimentos libres de grasa pueden contener harinas, azucares refinados y muchos otros aditivos que también pueden influir en el aumento de peso. 

Beber agua todo el día Beneficios-de-beber-agua 

Es cierto que el agua es muy buena para la salud y cumple un papel muy importante en el buen funcionamiento de nuestro organismo. Sin embargo, no hace falta estar tomando grandes cantidades de agua todo el día, ya que en exceso puede derivar alteraciones en el funcionamiento de los riñones y la composición de la sangre. Los expertos recomiendan beber de 6 a 8 vasos de agua al día, máximo 2 litros. 

Exponerse al sol para recibir vitamina D 

Es cierto que exponerse al sol es una de las formas de suministrarle vitamina D a nuestro cuerpo. Sin embargo, para que el organismo sintetice esta vitamina, es necesario exponerse libre de protectores solares o utilizar cremas solares de protección bajas, que como consecuencia puede traer problemas a la piel. La exposición excesiva al sol puede derivar serias quemaduras en la piel, resequedad e incluso es un factor de riesgo del cáncer de piel. 

Hacer abdominales para disminuir la barriga abdomens (1) 

Es cierto que los abdominales nos ayuda a quemar grasa abdominal y lucir un vientre más plano. Sin embargo, hay quienes tienen la falsa creencia de que el simple hecho de hacer abdominales les dará resultado, sin tener en cuenta que para cumplir el objetivo es muy importante llevar una dieta saludable y hacer otra clase de ejercicios regularmente. 

Consumir suplementos vitamínicos 

Cuando se trata de vitaminas y minerales la mayoría de personas creen que entre más consuman es mejor para el organismo. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que quienes abusan de los suplementos vitamínicos pueden desarrollar efectos negativos en la salud. Los suplementos se deben tomar bajo supervisión médica, ya que quienes no los necesitan lo mejor es que obtengan los nutrientes directamente de los alimentos. 

Blanqueamientos dentales Blanquear los dientes 

Los blanqueamientos dentales son un proceso que se realiza generalmente por cuestión de estética para lucir unos dientes más limpios. Sin embargo, quienes abusan de este tipo de procedimientos puede desarrollar enfermedades como la blancorexia y también puede sufrir de agrietamientos en los dientes, sensibilidad y en casos más extremos cambios de sabores. 

Limpiarse los oídos con bastoncillos 

Muchos consideran que limpiarse el cerumen de los oídos es un hábito de higiene que se debe practicar frecuentemente, pero esto no debe ser así. El cerumen es una secreción antiséptica que protege la piel del conducto auditivo de gérmenes y agresiones externas. Cuando lo eliminamos dejamos este conducto expuesto a las infecciones; pero además, cuando los limpiamos con bastoncillos o “copitos”, lo que en realidad estamos haciendo es empujar determinada cantidad hacia adentro, generando un taponamiento. Como consecuencia a esto, se pueden provocar lesiones en el conducto por el hecho de no tener una visión directa del canal. 

Comer por dos durante el embarazo 

Muchas mujeres embarazadas tienen la falsa creencia de que pueden comer el doble para alimentar al bebé que viene en camino. Sin embargo, esto es un grave error que puede traer consecuencias, ya que engordar en exceso durante el embarazo puede conllevar a riesgos como la aparición de diabetes gestacional, un mal progreso del parto y que el feto sea de mayor tamaño. Lo más probable es que al llevar un control del embarazo, el médico nutricionista te recomiende llevar una dieta sana y equilibrada, aumentando tan sólo el consumo de ácido fólico, del que si se necesitará una cantidad extra.
http://mejorconsalud.com/8-habitos-que-creemos-sanos-pero-lo-son/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias