lunes, 9 de junio de 2014

LA PRIMA DE LA ROJA POR GANAR EL MUNDIAL CREA ALARMA SOCIAL


La Selección continúa con su preparación del Mundial ajena a la polémica que se ha suscitado en España, en el ámbito político, por las primas de los jugadores. El equipo de Del Bosque sólo piensa de momento en el amistoso de mañana ante El Salvador. | JUAN FLOR Nada como un Mundial para agrupar el ánimo de un país y nada como las primas de los futbolistas para dividirlo. Pasó en Sudáfrica, donde Gaspar Llamazares, portavoz parlamentario de Izquierda Unida, llevó el asunto al Congreso a cuenta de la tributación. Lo hizo, eso sí, meses después de que Casillas alzase la Copa porque en caliente su censura se hubiese entendido peor. Ahora estamos en las mismas. 

Ayer se confirmaron los premios de los internacionales (pactados con la Federación por los capitanes Casillas y Xavi) por reeditar su triunfo en la Copa del Mundo: 72.000 euros por cabeza por llegar a cuartos; 180.000 por alcanzar las semifinales; 360.000 por pisar la final y 720.000 por ganarla. Más que nadie: 330.000 percibirán brasileños y franceses y 300.000 los alemanes. Y más que nunca: en Alemania 2006 el título se pagaba a 540.000 euros y en Sudáfrica 2010, a 600.000. Las Eurocopas de 2008 y 2012 tuvieron premios de 214.000 y 300.000 euros, respectivamente. En cuatro años, el incentivo se ha incrementado en un 20% y la tormenta política en mucho más. 

El diputado del PSOE por Baleares Pablo Martín Pere calificó la cantidad de “desproporcionada teniendo en cuenta lo que cobrarán los jugadores de otros países”. Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, habló de “absoluta desmesura” en un deporte “que es de otro mundo y en el que parece que no hay crisis”. ICV pidió la intervención del Gobierno para meterle la tijera al premio. Inaceptable. Registró una proposición no de ley ante un asunto que considera “inaceptable”. “Las primas van en sentido contrario a la realidad que viven muchos ciudadanos”, explica en una nota. Tampoco ahorraron munición los partidos nacionalistas. Josep Antoni Duran y Lleida (CiU) se preguntó en Twitter si “somos el doble de ricos que los alemanes”. Isabel Sánchez Robles (PNV) calificó la cuestión de “impresentable e indignante”. Y aprovechó para sacarle rentabilidad política: “Que no se echen las manos a la cabeza cuando en algunos sitios, como Euskadi, la Selección no esté entre las preferidas”. 

El sueldo medio bruto mensual en España en 2013, dato que se conoció esta semana, fue de 1.634 euros brutos, frente a los 1.972 del conjunto de la Unión Europea o los 2.574 de Alemania. El paro alcanza a 5,93 millones de personas (EPA). La Federación defiende su generosa política en el retorno que ofrece el título (al margen de los 27 millones que ingresaría vía FIFA). El éxito de la Selección le permite tener 17 patrocinadores que le dejan 50 millones al año. Algunos, como Iberdrola, Movistar o Cruzcampo, aportan tres. Nissan o LG acaban de subirse al carro y otros deben esperar por incompatibilidad con los existentes. El caché de la Selección a principios de siglo oscilaba entre 100.000 y 300.000 euros por partido y ahora va de uno a tres millones. La Federación esgrime que renunció a la subvención del CSD hace tres años (sólo recibe el 1% de las quinielas) y recuerda que los impuestos de esas primas serán un ingreso jugoso para el Estado español. 

http://futbol.as.com/futbol/2014/06/05/mundial/1401954492_346966.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias