viernes, 12 de agosto de 2016

¿EL DEPORTE CAMBIA NUESTRO CEREBRO?

Si eres deportista seguro que en más de una ocasión te has planteado si los niveles de bienestar emocional y físico que el deporte te proporciona se deben a que la actividad física también hace "cosas" con nuestro cerebro. 

Pues tenemos buenas noticias, ¡cada vez hay más estudios que así lo muestran! 

La neurobióloga norteamericana Wendy Suzuki, tras varias décadas dedicada a comprender cómo funciona el cerebro, pero llevando una vida donde imperaba la inactividad y centrada casi en exclusiva en su faceta laboral, comienza a hacer deporte y a experimentar los cambios que el paso de una vida sedentaria a una vida activa le aportan a su cuerpo. 

Esto le lleva a reflexionar sobre si su cerebro también estará cambiando y decide utilizar su posición de profesora de Neurobiología en la Universidad de Nueva York para iniciar una serie de estudios que pudieran mostrar qué pasa en el cerebro cuando haces deporte. Pero, ¿qué aspectos de las investigaciones previas sobre el cerebro podían hacerle pensar que el deporte le aportaría salud y beneficios? Pues sobre todo la plasticidad cerebral, es decir, la capacidad esencial del cerebro para cambiar como si se tratara de un trozo de plástico maleable a través de la experiencia. ¿Y qué tipos de cambios son los que desarrolla el cerebro con la experiencia? 

Básicamente, es capaz de formar nuevas conexiones cerebrales que se adapten mejor a los diversos estímulos. Tú cerebro no deja nunca de "crecer" Esta información, tan importante para comprender realmente cómo funciona el cerebro y por qué enferma, no se tomó como válida hasta finales de los años 60. Hasta ese momento se pensaba que la neurogénesis, la generación de nuevas neuronas y conexiones, solo se producía durante la infancia y que el cerebro adulto era algo así como una obra terminada. 

Lo más curioso de este tópico sobre nuestra "máquina central" es que en el mundo de los no versados sigue estando muy extendido a pesar de que han pasado más de 5 décadas desde que la ciencia dio por cerrada esta concepción. Teniendo en cuenta el concepto de plasticidad, parece bastante claro que un estímulo como el deporte, capaz de modificar décadas enteras de estilo de vida sedentario en cuestión de meses y de construir cambios corporales y mejoras en la salud increíbles, debe modificar también nuestras estructuras cerebrales. 

Wendy había experimentado mejoras en su nivel de concentración y memoria, así como de estado de ánimo, relacionadas con las semanas en las que sus entrenamientos estaban alrededor de las 5 sesiones con respecto a aquellas otras en las que bajaba el ritmo y solo entrenaba 1 o 2 veces por semana. Según Suzuki, ella notaba cómo el ejercicio la hacía más inteligente. Ahora solo quedaba la compleja tarea de encontrar fundamento científico a esta hipótesis personal. Ponte las zapatillas y… ¡Expande tu cerebro! 

 El primer problema con el que se encontró Wendy es que los estudios científicos sobre la influencia del ejercicio físico en la mejora de la salud del cerebro en adultos sanos "brillaban por su ausencia". Solo había literatura científica de estudios con roedores que mostraban como el ejercicio físico podía duplicar la neurogénesis, el nacimiento de neuronas nuevas, así como acelerar el proceso de maduración por el que estas neuronas recién generadas alcanzaban su máxima maduración funcional. Otros estudios también demostraron que además aumentaba en los roedores el número de espinas dendríticas de las neuronas, la estructura por donde las neuronas reciben información, al mismo tiempo que crecían muchos más vasos sanguíneos por todo el cerebro. Y lo más sorprendente de todo, algunos estudios también han demostrado que las ratas que hacen ejercicio físico desarrollan mejor una serie de tareas memorísticas. 

 Otro tipo de estudios se centraban en la tercera edad y su objetivo era evaluar cómo podía ayudar el ejercicio a frenar el desarrollo de dolencias como la demencia senil o el Alzheimer. En estos casos, los datos también eran alentadores, ya que, por ejemplo, uno de estos estudios realizado con personas de más de 65 años mostraba que los individuos que decían hacer ejercicio al menos 3 veces a la semana tenían un 32% menos de posibilidades de desarrollar demencia. 

Y lo más positivo de todo esto, otros estudios mostraban que la práctica de ejercicio en edades avanzadas se traducía en una mayor atención y en tiempo de respuesta más cortos, ¡por lo que el ejercicio parece ser un estímulo saludable para el cerebro incluso cuando ya has superado los 60! Sin embargo, el problema para sacar conclusiones más precisas venía de que no había prácticamente estudios que tomaran como referencia cómo influía el ejercicio físico en el cerebro de adultos jóvenes sanos. 

Por eso Wendy Suzuki decide utilizar una de sus clases para comenzar un estudio con sus estudiantes. Para ello practicarían una hora de ejercicio aeróbico, intenSati, una mezcla de kickboxing, yoga, baile y artes marciales que se realiza gritando todo el rato afirmaciones positivas, y después realizarían distintas pruebas de cognición y memorización para evaluar si realmente el ejercicio físico ayudaba en la mejora de estas habilidades. Además, habría un grupo de control que no realizarían ejercicio físico. 

 Los datos mostraron de nuevo indicios optimistas: el grupo de ejercicio respondía al estímulo correcto bastante más rápido que el de control. Así se podía apreciar que la velocidad de procesamiento mejora con el ejercicio físico. En sus alumnos no se apreció una mejora global de la memoria, pero sí una mejora en el tiempo de reacción. Lo relevante era que se podía observar que con solo una semana de aumento del ejercicio era posible empezar a detectar una mejora en la tarea de codificación memorística. 

A falta de los resultados de estudios epidemiológicos más exhaustivos, es mucho lo que indica que el deporte ayuda a que el cerebro esté más sano. Este artículo está basado en la información aportada por la obra "Cerebro Activo, Vida feliz" de la neurobióloga de la Universidad de Nueva York, Wendy Suzuki, publicado en España por Paidós Transiciones 

http://www.sportlife.es/salud/articulo/deporte-cambia-cerebro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias