domingo, 19 de junio de 2016

COMO LUBRICAR Y ENGRASAR NUESTRAS BICICLETA

El lubricado y engrasado de nuestra bicicleta es un aspecto que tenemos que cuidar mucho. De esta depende el correcto funcionamiento de la transmisión. Una lubicación y un engrasado adecuado nos permitirá alargar al máximo la duración de los componentes de nuestra bicicleta, con el consiguiente ahorro económico y, lo que es más importante, nos permitirá disfruta de nuestras salidas BTT de manera segura. 

La mayoría de componentes (móviles) de nuestra bici se lubrican con aceite (hay de diferentes tipos y características), pero hay otras en las que usaremos grasa de montaje. Grasa de montaje. Este producto se utiliza principalmente en cuatro puntos: 

PlatosPedalier: Es recomendable hacer una revisión del estado del eje de pedalier cada 1 o 2 meses. Hay que tener en cuenta que el polvo y la suciedad se van introduciendo en el interior y que, generalmente, cuando realizamos la limpieza de nuestra bici la hacemos con manguera (hay personas que utilizan agua a presión, práctica no recomendable) y se puede filtrar agua en el interior. Es necesario desmontar el pedalier, limpiar toda la suciedad con un cepillo o trapo humedo y engrasar. Muchos de los ruidos que aparecen durante el pedaleo se deben a la suciedad acumulada en esta parte de la bicicleta. 

Tija sillín: Cada 2 meses es necesario sacar completamente la tija (y el sillín) para limpiar y engrasar esta. También hay que dejar bien limpio el cierre que fija la tija al cuadro y aplicar un poco de grasa. Recuerda medir o hacer una marca en la tija para poder dejarla exáctamente a la altura adecuada y evitar así posibles lesiones. 

Barillas cierres rápidos ruedas: Esta parte es una de las que recibe más suciedad durante la marcha. Es aconsejable desmontar el cierre rápido, limpiar y engrasar la barilla y los extremos de forma periódica. 

Dirección: La revisión de la dirección se realiza habitualmente una vez al año, con el fin de asegurarnos que el interior y los diferentes componentes están en buen estado. Este procedimiento incluye también el engrasado. Lubricado con aceites o cera.

Es muy importante mantener siempre limpia y bien lubricada nuestra bicicleta, evitando circular con la transmisión sucia (polvo, arena, barro…) ya que esto provocará un desgaste prematuro de los diferentes componentes. Los pasos a seguir son muy sencillos y, una vez que establecemos una rutina, se realizan de manera rápida y sencilla. 

Aplicación del desengrasante. Este producto nos ayudará a desincrustar y eliminar toda la suciedad acumulada en la cadena, cassette, platos, cambio y desviador. 

Existen diferentes tipos de desengrasantes: líquidos, en formato espuma, en spray… pero lo que es importante es que se trate de un desengrasante específico para bicicletas, de esta manera evitamos posibles desperfectos en los componentes a limpiar. 

En el caso de tener frenos de disco hay que tener mucho cuidado con no contaminar estos, es aconsejable tapar el disco y la pinza de freno con un trapo para evitar salpicaduras. Una vez aplicado el desengrasante, dejaremos actuar durante unos segundos y lo eliminaremos con agua abundante (sin presión). Lo ideal es eliminarlo con ayuda de una esponja y agua jabonosa (podemos utilizar el jabón que utilizamos para lavar los platos, ya que este tiene propiedades desengrasantes). 

En el caso del cassette y los platos nos ayudaremos con un cepillo para eliminar la suciedad. Secamos bien los diferentes componentes con un trapo seco. Evitar usar trapos que dejen residuos ( no utilizar materiales como algodón u otros que puedan dejar pelusa). 

Aplicar lubricante en la cadena. El lubricante se debe aplicar por la cara interna mientras la hacemos rodar. Con ayuda de un trapo seco eliminar el exceso de lubricante. Aplicar lubricante en las partes móviles del cambio y el desviador.

No debemos olvidar el cuidado de la suspensión y el amortiguador. Realizaremos la limpieza con agua jabonosa y nos ayudaremos de un trapo o esponja. Una vez hemos limpiado las barras, aplicaremos, en los guardapolvos, aceite específico para suspensiones/amortiguadores. Seguidamente haremos funcionar la suspensiones, de esta forma, el aceite nos ayudará extraer y eliminar el polvo que se ha introducido en las barras. 

Ya sólo nos queda limpiar con un trapo seco el aceite y la suciedad de las barras. Por último nos queda realizar la limpieza y engrasado de las partes móviles de los pedales. Cada 2-3 meses es aconsejable extraer los pedales y limpiar-engrasar las roscas, de esta forma eliminaremos posibles ruidos al pedalar. Consulta nuestro artículo donde explicamos las características de los diferentes tipos de lubricante para cadenas y transmisiones. 

 http://www.bttxperience.com/como-lubricar-y-engrasar-nuestra-bicicleta/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias