domingo, 31 de agosto de 2014

LA FEC PRESENTA UN PROGRAMA DE PREVENCIÓN CARDIOVASCULAR A LAS EMPRESAS ARAGONESAS

Fruto del acuerdo firmado entre la FEC y la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa Aragonesa (CEPYME-ARAGÓN), la FEC presentó ayer su 'Programa de Empresas Cardiosaludables' (PECS), una iniciativa que pretende fomentar hábitos de vida saludables en el ámbito laboral, reducir la exposición de los trabajadores a la enfermedad cardiovascular y mejorar su desarrollo personal y profesional. El acto de presentación, que tuvo lugar ayer por la tarde en la Plaza Roma de Zaragoza, contó con las intervenciones de Dª Ana Bermúdez, directora gerente del Instituto Aragonés de Seguridad y Salud laboral del Gobierno de Aragón; el Dr. José Miguel Pardillos, presidente de la Sociedad de Medicina, Higiene y Seguridad del Trabajo de Aragón y La Rioja (SMHSTAR); el Dr. Leandro Plaza, presidente de la FEC; el Dr. José Luis Palma, vicepresidente de la FEC; el Dr. Fco. Javier Gracia Balaguer, representante de las Sociedades Filiales de la FEC; el Dr. Pere Plana, coordinador de PECS y el Dr. Aurelio López de Hita, presidente de Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa Aragonesa (CEPYME Aragón). 

Las enfermedades del corazón son la primera causa de muerte tanto en España como en el resto de los países desarrollados. Además, son uno de los principales motivos de absentismo laboral en nuestro país, ya que son las causantes del 17% del total de bajas laborales. Esta situación se agrava aún más dentro del contexto de crisis actual, por ello se hace imprescindible desarrollar iniciativas encaminadas a mejorar el estado de salud de los trabajadores. "Para cambiar esta situación es imprescindible tomar medidas que beneficien la salud laboral del empleado y su bienestar, tanto físico como mental", destaca el Dr. Leandro Plaza, presidente de la FEC; quien además añade que, "PECS ofrece a las empresas una serie de herramientas orientadas a prevenir la enfermedad cardiovascular y, al mismo tiempo, reducir la tasa de absentismo laboral, con lo que se convierte en una iniciativa perfecta para todas aquellas empresas que quieran abordar la prevención como un eje de cohesión interna y de competitividad empresarial, ya que se trata de un programa cuyo objetivo final es beneficiar a la sociedad en su conjunto". 

El Programa Empresas Cardiosaludables (PECS) es una iniciativa promovida por la FEC dirigida a todas las empresas españolas que están comprometidas con la mejora de la salud de sus empleados. PECS es un programa de Responsabilidad Social Corporativa que genera un beneficio directo y tangible para la empresa y sus trabajadores, a través de la promoción de la salud cardiovascular. El desarrollo del programa lo imparten una serie de especialistas encargados de evaluar, a través de un cuestionario y pruebas médicas, distintos factores que inciden directamente en el nivel de salud de los trabajadores, como son los factores de riesgo cardiovascular, actividad física, nutrición, mujer, tabaquismo, estrés o gestión emocional; siendo esta última un área de creciente relevancia y de especial atención en el momento actual. Tras la evaluación inicial, los expertos de la FEC elaboran un informe personalizado que incluye, además de las conclusiones, recomendaciones y distintas propuestas de mejora, con el fin de dotar a las empresas adheridas y a sus trabajadores de las herramientas necesarias para mejorar su salud. Además, para optimizar la implementación de dichas medidas, la FEC también aporta asesoramiento especializado y apoyo continuado, tanto para las empresas como sus para sus trabajadores. 

El dinero que aportan las empresas adheridas al programa se utiliza para la gestión y promoción del programa, para la financiación de campañas preventivas y para la óptima realización de programas formativos y proyectos científicos dentro del ámbito cardiovascular. En este sentido, el presidente de la FEC destaca que, "a través de este programa, la FEC quiere aportar su granito de arena y contribuir para que todo el mundo pueda gozar de una buena salud cardiovascular", señala el presidente de la FEC. "Esperamos que esta iniciativa vaya calando cada vez más en el ámbito de la responsabilidad social de las empresas y que sean más los órganos empresariales que se sumen a esta iniciativa, asegurando así, una mejor calidad de vida personal y más posibilidades de desarrollo profesional a todos los empleados de la región". "Como representantes del tejido empresarial, es fundamental que desde los patronatos se fomente la conveniencia de hacer prevención cardiovascular y que se facilite a las empresas interesadas la inclusión a estos programas, esta tiene que ser, sin duda, una de nuestras tareas", subraya el presidente de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa Aragonesa, D. Aurelio López de Hita. 

Sobre las enfermedades cardiovasculares Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en los países desarrollados y las causantes de que cada año fallezcan 17 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Lo mismo ocurre en nuestro país, donde son las responsables del 30,3% de los fallecimientos, posicionándose, así, como primer causa de muerte en España, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En referencia a la Comunidad de Aragón, las patologías cardiovasculares son las causantes del 31% del total de fallecimientos, saldándose con la vida de 4.265 personas en 2012: Zaragoza (2.956), Huesca (783) y Teruel (526). Para el año 2030 la previsión de la Organización Mundial de la Salud es que el número de muertes por enfermedades cardiovasculares alcance los 25 millones en todo el mundo. Una dieta basada en productos vegetales disminuye la presión arterial Última actualización el Viernes, 27 de Junio de 2014 09:49 1 2 3 4 5 1 Voto La Fundación Española del Corazón (FEC) hace hincapié en la importancia del consumo de productos vegetales y recuerda que las personas que basan su alimentación en el consumo de frutas, verduras y legumbres tienen niveles de presión arterial más bajos. 

Según un estudio publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA) la dieta vegetariana se asocia a una disminución de los niveles de presión arterial. Los investigadores revisaron un total de 32 estudios que incluían datos de cerca de 22.000 personas. Tras el análisis de los estudios observacionales concluyeron que las personas que seguían una dieta vegetariana tenían una presión arterial sistólica 7 mmHg inferior a los consumidores habituales de carne y un presión diastólica unos 5 mmHg más baja. Por otra parte, los datos extraídos de los ensayos clínicos sugerían que la reducción era de 5 mmHg y 2mmHg respectivamente. En cualquier caso, se demostró que una dieta basada en productos vegetales reduce la hipertensión. El Dr. Pedro Betancor, director del comité científico del Programa de Alimentación y Salud de la Fundación Española del Corazón (PASFEC), afirma que, "la dieta basada en productos vegetales no sólo disminuye los niveles de tensión arterial sino que también ayuda a reducir el colesterol (ya que se consume un menor número de calorías), la aparición de diabetes, la obesidad y, por consiguiente, el riesgo cardiovascular total. Así, las personas que basan su alimentación en productos vegetales podrían beneficiarse de una reducción de entre el 20 y el 30% de padecer enfermedades cardiovasculares". 

El Dr. Betancor explica que "los productos vegetales frescos suelen contener menor cantidad de sodio y una mayor cantidad de potasio. Del mismo modo, también son bajos en grasas saturadas. El aumento de la ingesta de potasio o de calcio en relación al sodio disminuye la tensión arterial. A mayor cantidad de sodio, es decir, a mayor cantidad de sal, se observan unos niveles de tensión arterial más elevados. Si, por el contrario invertimos la proporción e incrementamos el consumo de potasio, magnesio o calcio disminuyen los niveles de tensión arterial", y matiza que, "estas características se refieren a los productos vegetales frescos y no a los precocinados, los cuales se consumen con mucha frecuencia y algunos de los cuales contienen mucha sal". Los beneficios de la dieta mediterránea A pesar de los beneficios de la dieta vegetariana, el Dr. Betancor matiza que, "no hay que llegar a la creencia de que para reducir el riesgo cardiovascular hay que ser vegetariano.

La dieta mediterránea, que incluye el consumo de carne y pescado, ha demostrado que reduce sustancialmente el riesgo cardiovascular total (reduce el colesterol, la diabetes, los infartos y el ictus) y, en cambio, es una dieta que se caracteriza por su variedad. Lo ideal es mantener una dieta equilibrada en la que, obviamente, se puede incluir el consumo de carne, pero eso sí, en cantidades moderadas". Según la FEC, además hay que mantener el peso, realizar actividad física diaria, disminuir la cantidad de sal que consumimos, moderar el consumo de alcohol y no fumar. ¿Consumimos demasiada carne? Según la FEC sí y, especialmente, consumimos gran cantidad de carne roja. "Esto ocurre por diferentes motivos: la carne es más barata, se aprovecha más, está más disponible y suele ser más sabrosa que el pescado a causa de su alto contenido graso. Todo ello hace que la sociedad occidental sea un gran consumidor de carne", comenta el Dr. Betancor. Según el Gobierno de España, los datos de consumo alimentario en relación durante el 2013 muestran que la carne representa el 22,1% del gasto total de la cesta de la compra mientras que la pesca supone el 13,1%, las frutas frescas el 9,3% y las hortalizas el 9,3%. Así, a la hora de hacer la compra, la carne representa el principal gasto de los españoles. 

En relación a la cantidad consumida, la carne representa un 7,9% de los quilos de alimentos que se consumen, la pesca un 4%, las frutas frescas un 15,2% y las hortalizas un 13,1%. El Dr. Betancor apunta que, "en el momento de escoger, es más recomendable consumir carne blanca, que incluye el conejo, el pollo y el pavo, ya que tiene muy poca cantidad de grasa pero los mismos componentes nutricionales que la carne roja. Por otra parte, el consumo de pescado dos veces por semana también disminuye el riesgo cardiovascular". Los riesgos de la dieta vegana Existen distintos tipos de dietas vegetarianas: todas ellas se basan en el consumo de vegetales pero existen algunas que admiten el consumo de pescado o marisco, otras incluyen la ingesta de huevos y lácteos (los ovolácteovegetarianos) y otras, como el vegetarianismo estricto, que únicamente permiten el consumo de vegetales eliminando cualquier alimento de origen animal (no incluyen el consumo de leche, derivados lácteos, huevos o miel). Según la FEC, las personas que siguen esta última dieta, conocida como dieta vegana, deben tener en cuenta algunas recomendaciones para mantener un buen estado de salud. 

El Dr. Betancor explica que, "es muy importante que las personas que únicamente consumen vegetales mezclen los alimentos de manera adecuada ya que, en caso contrario, pueden tener déficit proteico. De los 21 aminoácidos esenciales, hay 9 que el organismo no puede producir por si solo y hay que subministrarlos con la dieta. La clara de huevo, la leche, las carnes o los pescados tienen todos los aminoácidos esenciales pero los vegetales no. Entre ellos, las legumbre son los que contienen más proteínas (un 20% de su contenido) y aportan gran parte de los aminoácidos que nos faltan, aún así no los aportan todos. Es por ello que es imprescindible que la dieta vegana incluya la combinación de legumbre con cereales ya que conjuntamente aportan al organismo los aminoácidos que faltan. Además, cabe destacar que las personas que siguen una dieta vegana deben tomar suplementos de vitamina B12 ya que esta no existe habitualmente en los vegetales". 
http://www.fundaciondelcorazon.com/prensa/notas-de-prensa/2665-fundacion-espanola-del-corazon-presenta-su-programa-de-prevencion-cardiovascular-a-empresas-aragonesas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias