lunes, 28 de diciembre de 2015

8 RAZONES PARA AMAR EL BAILE Y PRACTICARLO TODOS LOS DÍAS

Bailar es una de las actividades más placenteras para la mayoría de los seres humanos. No se necesita ser bailarines profesionales para dejarse contagiar de los ritmos alegres que invitan a moverse solo, en pareja, e incluso en grupo. Por ser un ejercicio con muchos beneficios para la salud, en la actualidad se considera como una disciplina deportiva que todos pueden practicar para mantener en forma tanto física como mental. 

Y es que, a decir verdad, para algunos es mucho más fácil ejercitarse al son de la música que con los movimientos tradicionales y las máquinas del gimnasio. Desde la antigüedad esta práctica se ha utilizado para realizar rituales, celebrar y expresar sentimientos. Hoy en día se ha convertido en una gran terapia contra los trastornos que afectan el organismo y las emociones. Lo mejor de todo es que no hay un límite de edad, es muy dinámico y se puede adoptar como una rutina diaria saludable para disfrutar todas sus virtudes. A continuación compartimos 8 buenas razones para amarlo y practicarlo con más regularidad. ¡Te sorprenderás! 

1. Fortalece los músculos 
Cada uno de los estilos de baile implica el trabajo de determinados grupos de músculos que se fortalecen por los movimientos repetitivos. Esto quiere decir que, con su práctica regular, se puede aumentar la resistencia física sin padecer fatiga u otros efectos no deseados. Bailes como el ballet, la salsa o la bachata son muy buenos para fortalecer y tonificar las piernas. Por su parte, el flamenco es útil en el fortalecimiento de los muslos, glúteos y brazos. Lee también: Descubre los 3 bailes que te ayudarán a moldear las piernas, los glúteos y la cintura 

2. Beneficia la salud cardiovascular 
Como cualquier otro ejercicio aeróbico, el baile contribuye a proteger la salud cardíaca y de todo el sistema cardiovascular. Este disminuye la presión arterial, mejora la circulación y promueve la eliminación del colesterol para evitar daños cerebrales y ataques cardíacos. Con este fin es necesario practicar entre 30 y 40 minutos, unas tres o cuatro veces por semana. 

3. Ayuda a bajar de peso
Cuánto más rápido y alegre sea el ritmo que se baile, mayor es el gasto calórico y la pérdida de peso. Con una rutina de 40 minutos de baile exigente se logran quemar entre 200 y 400 calorías, lo que contribuye a mantener el cuerpo en forma. 

4. Es bueno para la salud cerebral 
Los efectos del baile también llegan hasta el cerebro. Estos contribuyen a ejercitarlo para mantener la memoria activa y las habilidades que permiten hacer varias cosas al mismo tiempo. Está demostrado que las personas que bailan con regularidad tienen menos probabilidades de desarrollar demencia y enfermedades degenerativas como el alzhéimer. 

5. Proporciona sensación de bienestar 
Es una gran terapia para aliviar la depresión, el estrés, la ansiedad y otras emociones negativas que afectan de forma directa la calidad de vida. Al parecer, su práctica estimula la segregación de serotonina y endorfinas, también conocidas como las hormonas de la felicidad. 

6. Mejora la autoestima y confianza 
Más que una actividad física, el baile es una forma de expresar las emociones y la personalidad. Su realización es una forma de conectar cuerpo y alma para afianzar emociones como la autoestima y la confianza. Aprender a bailar es una forma de superarse y enseñarlo es transmitir una experiencia que causa cierta satisfacción. Por todo esto, es una gran forma de aumentar el amor propio y la seguridad para hacer muchas otras actividades en el entorno social. 

7. Incrementa la flexibilidad, agilidad y coordinación del cuerpo 
Antes de empezar las clases de baile es apropiado hacer ejercicios de estiramiento y calentamiento. Los movimientos que se ejercen con el cuerpo para seguir cada uno de los ritmos contribuyen a desarrollar y potenciar la flexibilidad, agilidad y coordinación. Este tipo de habilidades le dan importantes beneficios al cuerpo en general, en especial cuando existe el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson.

8. Fortalece las articulaciones y los hueso
Una práctica regular de baile contribuye a conservar la densidad ósea, que suele disminuir en las mujeres que llegan a la etapa de la menopausia. Por otra parte, las articulaciones también resultan beneficiadas, ya que ayuda a mantenerlas lubricadas para evitar el desgaste de los cartílagos y el desarrollo de artritis. ¿Lista para empezar a bailar? Como puedes ver, es muy bueno para tu organismo y representa una forma muy divertida de trabajar y moldear tu cuerpo. Empieza a practicarlo varias veces a la semana y, poco a poco, conviértelo en un complemento para tus rutinas de ejercicio.
http://mejorconsalud.com/8-razones-para-amar-el-baile-y-practicarlo-todos-los-dias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias