lunes, 2 de mayo de 2016

APRENDE A ELEGIR BICICLETA

MOUNTAIN BIKE DOBLE SUSPENSIÓN 

Eres ‘campestre’, tienes claro que tu bicicleta la vas a usar en la montaña y te atraen todos los terrenos, vamos, que por unas piedras que haya en el camino no vas a bajarte de la bici.

Tanto si lo tuyo es un uso rutero como más deportivo-competitivo la bicicleta que más vas a disfrutar es una mountain bike con doble suspensión. Tu espalda acabará más descansada que con una rígida y a poco que el terreno esté ligeramente descarnado o sea irregular ganarás tracción y seguridad.

MOUNTAIN BIKE RÍGIDA 

Tu hábitat preferido es la montaña y el campo, buscas una bicicleta rápida, efectiva, para estar en forma y hacer rutas a máxima velocidad e incluso apuntarte a alguna competición o marcha de vez en cuando. Tienes claro que prefieres las pistas y caminos sin demasiadas complicaciones técnicas.

Busca una rígida también si quieres pasear por la montaña o por parques forestales poco agrestes con un enfoque más "contemplativo" y rutero tranquilo, siempre que tus terrenos no sean muy irregulares, en cuyo caso irías mejor con una mountain bike de doble suspensión. Una mountain bike rígida o "hardtail", solo con suspensión delantera y con ruedas de 29” o de 27.5”, es una buena opción. En la gama de iniciación tienes también ruedas de 26”, que suelen asociarse a bicicletas más asequibles.

Dentro de esta categoría ten en cuenta que hay diversos enfoques, más o menos competitivos y cercanos al rally o más ruteros para uso tranquilo, con una postura de conducción más cómoda y erguida. Sobre la bici, en la postura de conducción, tu espalda no debería bajar de los 45-50º de inclinación sobre la horizontal si buscas una mountain bike más rutera.

BICICLETA HÍBRIDA 

Ciudad, senderos, carretera, caminos... lo quieres todo. Podrías adaptar una bicicleta de montaña a un uso mixto, con cubiertas más finas y desarrollos más largos, o bien buscar una híbrida, que es la mezcla entre mountain bike y carretera, que resulta la mejor solución. A medio camino entre la robustez de una mountain y la ligereza de una de carretera. Lo mejor es su polivalencia y lo peor que no rinde tan bien en ninguno de los dos terrenos como cada una de las bicicletas específicas.

Es una gran opción si te quieres mover por pistas en buen estado y combinar con asfalto, con un buen rendimiento medio en los dos sitios. “¿Puedo usar una sola bici para diferentes tipos de terreno?” Por supuesto, aunque con limitaciones. Uno de los factores principales son las cubiertas, su anchura y su relieve, unas ruedas finas de carretera no te servirán para circular sobre tierra pero giran con muy poco roce sobre asfalto; unas de montaña agarran sobre pistas con gravilla, roca y barro pero ofrecen más resistencia en carretera.

Si te quieres mover por terrenos variados busca una bicicleta híbrida (con rasgos de carretera y de montaña) o pon unas cubiertas finas con cierto taqueado a una bici de montaña ligera. “Me aterroriza ver esos sillines tan estrechos…” El sillín es uno de los elementos más importantes en la personalización de una bicicleta y se puede cambiar por uno más apropiado a tu estilo de conducción o a la separación entre tus huesos de las caderas. Un sillín estrecho es ligero y permite un pedaleo muy eficiente, ideal para competición y para los que están más acostumbrados. Si no te convence el sillín de la bici que vas a comprar elige uno más acorde a tu experiencia, te lo cambiarán en la propia tienda. “¿Y por qué hay distintos tipos de manillares?”

En carretera podrás ver manillares como los que usan los ciclistas en competición con curva hacia abajo, manillares planos y manillares con una prolongación hacia delante tipo triatlón. Los planos son los que permiten una posición más erguida y cómoda, los de competición son los ideales para alto rendimiento y permiten varias posiciones para cambiar la intervención muscular en cada caso y los de triatlón son perfectos tanto para competir en triatlón como para rutas cortas a máxima velocidad por terrenos llanos.

En montaña verás manillares planos y manillares de doble altura. Los primeros están más enfocados a la competición y alto rendimiento y los segundos, con una posición de manos algo más elevada, sirven para un uso más amplio: rutas, larga distancia, excursiones, etc. “¿Cuántas marchas necesito?” Todo depende del uso que le vayas a dar a la bicicleta y del terreno por el que te muevas, una bici urbana en una ciudad sin apenas desniveles puede ir perfectamente con una sola marcha mientras que una bicicleta de montaña que se mueva por zonas con mucho desnivel irá mejor con 2 ó 3 platos y 9 a 11 coronas, de 18 a 33 velocidades.

Pero no te dejes deslumbrar por la cantidad de marchas, de hecho uno de los mejores sistemas de transmisión del mundo para mountain bike, sólo tiene un plato con 11 coronas (o sea, 11 marchas), lo que importa es la amplitud de desarrollos que cubren esas marchas, sobre todo es importante que tengas una marcha lo suficientemente suave si sueles ir por zonas con cuestas muy empinadas. “Y las ruedas en mountain bike, que he visto que existen en 26”, 27.5”, 29”... ¿de qué diámetro son mejores?”

No las hay mejores, sino más o menos apropiadas a tu perfil de usuario, tus dimensiones corporales y lo que quieras hacer con la bicicleta. Grosso modo, cuanto más grandes son, mejor se llevan con las rutas largas y los recorridos muy rápidos y peor con las variaciones de velocidad ya que sus mayores inercias hacen que sean más "perezosas" para arrancar y frenar. En las bicicletas de montaña para maratón y rally son muy populares las de 29”. Al otro lado del espectro, con la máxima capacidad de aceleración, agilidad y también rigidez están las ruedas de 26”, por eso las bicicletas de freeride, descenso y muchas de enduro llevan esta medida.

Con las de 27.5” (también llamadas 650 b) se llega a la máxima polivalencia y por eso se están usando tanto en bicicletas de rally como en algunos prototipos de descenso y freeride. Ojo que las ruedas más grandes también pesan más, cuando las marcas hacen el mismo modelo con dos diámetros diferentes la del mayor siempre es más pesada, pero tienen ventajas dinámicas que pueden compensar: ruedan mejor sobre obstáculos, dan más seguridad y cuentan con agarre extra por su mayor huella de neumático sobre el suelo.
http://www.sportlife.es/deportes/guia-mountainbike/articulo/aprende-elegir-bicicleta/2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se respetuoso.
Gracias